Otra pausita

Escribo para excusarme un poco porque hace mucho que no escribo jaja Desde que salí de los Lençóis Maranhenses casi que no tuve una pausa larga. Van unos dos meses viajando mucho, no pasando más de 4 o 5 días en un lugar. Viene siendo increíble porque vivimos mil cosas. Pasé por Amazonas y 3 estados amazónicos, pase una frontera nueva, hace 3 semanas que estoy andando Venezuela (Con todo lo que se dice).

De repente ordenar el viaje, las ideas, las finanzas, donde andaremos y quién nos recibirá, lo que haremos para vender. El tiempo siempre es poquito (Aunque nunca está ahí, hay que hacerlo), se me complico. Además con tanta cosita linda, voy a intentar escribir en estos días de muchas de esas sensaciones.

Es algo que tengo que pensar un poquito igual, es cuestión de orden creería. Vengo con ideas en la cabeza que van a precisar disciplina y constancia, acomodar las cosas para hacer todo. Al final son hábitos. Justamente estos días leí “El monje que vendió su Ferrari”, me quedé muy enganchado con las ideas y los rituales. Tiene su levedad y su fantasía, pero comparto muchas de las cosas que dice ahí, de las ideas que nos trae. La fuerza de la palabra y la voluntad, lo importante de pensar en positivo, de planear nuestro futuro pero no escaparnos de nuestro presente y vivirlo con mucha intensidad. Viajar me conectó con mucho de eso.

(Punto aparte, que felicidad tener un libro físico. Hacía muchos días que no tenía ninguno. En dos días me leí 2 para recuperar el tiempo. Espero que se vengan más libros pronto)

Nada, eran esas palabritas sueltas. Sacarme de la cabeza eso. Retarme un poco para mejorar eso. Vamos a ver como me lleva el tiempo 🙂

Anuncios

Alcántara

Alcántara

Una pequeña ciudad frente a São Luís. Mismo así, tiene varias cosas para mostrar. Lo primero que salta la vista es su aspecto colonial. Las callecitas hechas con piedras y trazando un diseño en blanco y negro. Pero también los edificios. Todo el centro histórico está lleno de viejas casas de piedra en ruinas. Cuando llega el atardecer todo se torna aún más mágico. Vale más la pena.

DSC_2567.jpg

Hay dos formas de llegar por agua:

  1. Ferry Boat. Sale desde un puerto cerca de la estación de trenes. Ahí están una empresa (Internacional) y la Marina de Brasil. Van intercalando el viaje y sale unos 12 reales. La desventaja es que llevan a Cujupe, pero como contrapartida salen todo el día en horarios prefijado y más o menos cada una hora.
  2. Un barco, que sale desde el centro, con la marea alta. Básicamente todos los días va mudando levemente el horario. Sale unos 15 reales.

Hay algunas otras formas de llegar. Por tierra, por alguna agencia de turismo o bien por algunos colectivos que salen en horarios ya marcados, onda remis (Los clásicos lotacão).

Lo otro que tiene Alcántara es la estación de lanzamiento de cohetes. Básicamente la única de Brasil. Emplazada ahí por su localización: Cerca del Ecuador y del mar. Lo primero permite ahorrar mucho combustible, el segundo añade una protección a las operaciones.

La estación tuvo un incidente en 2003. Hay distintos mitos con esto, de sabotaje, de que hubo excesos en los empleados jaja pero lo cierto es que en el stress del lanzamiento relajaron algunas medidas de seguridad.

DSC_2644.jpg

Es una ciudad chica. Realmente le falta estar más atento a los detalles para explorar el turismo y revitalizar esa historia que tiene. Más allá de eso, vale mucho mucho la pena. Me sentí transportado en el tiempo mientras caminaba por ahí.

Camocim

É uma cidade relativamente pequena. Me lembrou um pouco a minha cidade em certas condições. Senti certas coisas de povo, certa cercania da gente, certas costumes, essas pausas. É um município que fica no Ceará, do lado de Jericoacoara e maís próximo ao limite com Piauí. Inclusive uma das paradas para quem quer fazer em ónnibus o percurso que vai desde ‘Jeri’ aos Lençóis Maranhenses. Também fica próxima de Granja e Sobral (Uma cidade a visitar no caminho a Ubajara).

Tem vários atrativos turísticos pra fazer por aí:

  • Ilha do Amor: Alem de não ser realmente uma ilha e um bonito lugar para visitar. É bem fácil chegar, desde a orla de Camocim você pega um barquinho que deixa você ai mesmo. Aí da para passar o dia tudo, mesmo no mar, nas barracas, nalguma das lagoas que tem aí ou caminhando entre as dunas que formam parte da paisagem também.
  • Orla de Camocim: Aí mesmo temos uma entrada do mar que vai ate Granja. Da para fazer uma boa caminhada na Orla e é bem bonita a vista e uma parte da cidade com muita vida, crianças, adolescentes, publico em geral vai caminhar, fazer exercício.
  • Faro da Trapia: A uns 13 km do centro. Sobre a beira da praia, tem vários restaurantes nessa zona. Passei lá com mare baixa e achei increível a vista.
  • Maceio: A uns 30 km você encontra este povoado. Vilarejo de pescadores e está sendo tomado pelo Kitesurf e o turismo. Sinal disso a estrutura, a mitade das casas são de pescadores e bem mais simples e ao rededor você tem muitas pousadas e lojas de kitesurf. Pela ubicação tem um por do sol muito lindo e ainda pouco visitado. Esteve nestos dias aí e realmente no tinha ninguém, só os moradores.

     

    21558607_2103087946383850_8869286391048433017_n[Vou fazer um parêntesis para falar de um casal que me recebeu, eles estão começando um projeto de permacultura e bioconstrucção com a finalidade de transformar em um hospedagem ecológico e achei massa. Ela já tem tempo viajando, pode ler mais dela em: www.projetopassarinha.com e se estiveram por aí podem procurar para conhecer ou quem sabe se hospedar por aí.]

    paxp-deije21151546_2103095809716397_6033646257376991772_n

Mais ou menos essas são as opções. Um detalhe que adorei de Camocim foi a padaria “Fonteles”, fica mas bem próxima ao aeroporto e a única aberta os domingos (e por isso conhecí ela), bem variada, em preço e muito muito gostosa. Bem poderia morar do lado de esse cantinho haha

Um abraço 😀

Jeri (II)

Algunas cosas más quería escribir de Jeri. No voy a escribir del lugar, si de las ideas que fui ‘masticando’. Viajar es más historias que kilometros. Las horas se van desdibujando y lo que queda son las personas, los momentos, las reflexiones.

Hace tiempo que vengo reconectándome fuertemente con lo simple. En mi primera tarde en Jeri, desde la playa principal, vi la puesta del sol ¡Nossa! Increíble. Me quedé maravillado con ese sol enorme entrando en el mar. Un horizonte muy abierto, una imagen hermosa. Desde ese momento, ese fue unos del momentos que procuraba asistir siempre. A eso se sumaron algunos amaneceres, seguir las fases de la luna, las mareas (Intentar descifrar como van jugando en ese baile, el sol, la luna y el mar). Pero no quedó ahí, Mandala Hostel y las historias que se iban trazando, las ideas que íbamos proponiéndonos. Todas las mañanas cuando bajaba a desayunar, saludar uno por uno a los chicos. Así fueron sumándose cosas. La conexión con esos detalles, volver a ciertas cosas simples.

La vida pasa en esos detalles. Hay una frase que me gusta de Mafalda y que, cada tanto vuelve a mi mente, “Lo urgente no deja tiempo para lo importante”. Algo lindo de viajar también es poder tomar distancia de las situaciones. Deconstruirlas. Nos vamos perdiendo en ciertas cosas, que tienen su relevancia, pero ciertamente vamos descuidando detalles que son importantes para nosotros y nuestra calidad de vida. Más y más me convenzo cuán necesario es poder hacer una pausa de la correría de la vida.

Se me va a complicar condensar aquí las líneas de pensamiento que tuve y las ramificaciones jaja, pero dejaré las que más se fueron repitiendo. Las otras volverán aparecer, cuándo sean necesarias. Pasé los tres meses voluntariando, cambiando trabajo por hospedaje y comida en un hostel. Mandala hostel, que nombré un poco más arriba. Hubo varios valores que se incentivaban ahí. Camaradería, amor, respeto, compromiso, honrar el trabajo. Las palabras pueden traicionar, más cuando se trata de conceptos tan abstracto, tan manoseados y tan complejos. Pero la mayoría los concebimos como valores muy positivos.

Mi visión encaja con lo que se proponía. Cada cabeza es un mundo, y se muchos mundos se encontraron ahí. Huéspedes y voluntarios, que ya eramos muchos (Mandala es una familia grande, 13 voluntarios, alguien que coordinaba, más los 4 dueños). El respeto por el trabajo me dio muchas vueltas en la cabeza, era una idea que estaba masticando hace rato. Tenemos una visión peyorativa del trabajo, estamos en el lugar equivocado muchas veces y la rutina nos cansa. Entramos en intercambio de esfuerzo por un salario que no nos representa y no logramos salir, por infinidad de razones. Pero tomar distancia me hace pensar, más y más, en lo importante de esta tarea. El acto de transformar energía en un producto o servicio, crear, agregar valor, embellecer. Debemos alinear esto con nuestro plan de vida, con lo que necesitamos en nuestra búsqueda de ser. También necesitamos entender como nuestro esfuerzo encaje en el proyecto común, eso nos da realmente dimensión de que el esfuerzo vale. El preocuparse por el otro, que viene mucho de la mano. Entender como todos somos parte de ese grupo, todos vivimos en esa misma casa, sea por un día, sea por un año. Todos debemos cuidarla, honrarla, preocuparnos. Si yo no hago lo que me toca, hay alguno de mis compañeros que va a hacerlo por mí. Hay un egoísmo que no es saludable ahí. Algo que hace ruido cuando lo pensamos un poco más.

Saber cuando salir. Así como cuando terminar de soltar palabras. Cuando es necesario hay que seguir, cuando el camino te llama, cuando te sentís que hay que seguir. No hay que forzar, estirar la cuerda más de lo que es posible, solo hace que se rompe. Pasé el tiempo que necesite, y me llevé todo el aprendizaje que pude. Me llevo un cuaderno entero escrito ahí, muchas amistades y mucho aprendizaje. Me voy siendo una mejor persona y contento de saber que deje un pedacito de mí ahí. Creo haber hecho mi aporte. El camino va apareciendo. Se recibe lo que se da, y también uno se apropia de lo que recibe para devolverlo al camino.

Litoral Piauiense

[El topônimo “Piauí” vem da língua tupi, na cual significa “Rio de peixes pequenos”.] É mas bem um estado de interior, maioritariamente sertão, é um dos litorais mais pequenos, com 66 km. As primeiras vezes que ouvi falar dele foi de questões arquelógicas. Depois foi que escutei do delta do Parnaíba, parte da rota das emoções. Além de isso as cidades são varias.
Posso falar algumas das mais interessantes:
  • Cajueiro da praia: Para minha surpresa está parte do Brasil está lotada de cajueiros (Pé de Caju). Aqui em Cajueiro da praia você pode achar o maior cajueiro do planeta, como uma curiosidade.
  • Barra Grande: É uma praia muito linda, por duas razoes, o por do sol no mar e a outra e que tem uma barrera natural longe dentro de mar que faz que, em maré baixa, o mar fique como piscina natural. Coisa linda.
  • Luis Correia: Uma cidade vizinha a Parnaíba e com aceso no mar. É linda, grandona e cheia de restaurantes e bares no mar. Tem uns 14 municípios dentro de seu distrito onde você pode achar varias praias como é: Coqueiro ou Atalaia. Acho que a saída maís fácil ao mar desde Parnaíba junto com Pedra do sal.
  • Praia de Macapá: Uma praia bem pouco conhecida, uma das mais longes nas proximidades de Parnaíba. Fica em línea reta a uns 20 km de Barra Grande só que a estrada da uma volta e fica maís trabalhado chegar lá. Realmente muito linda, com umas praias bem com pouco fundo, muito similar a Barra Grande e ainda com muito sossego. Muito recomendada fazer uma parada lá.
  • Parnaíba: A cidade maís importante no litoral piauiense. Parte de rota das emoções e um bom aceso ao delta do rio que leva o mesmo nome.
  • Pedra do sal: Uma das praias também que foram mais recomendadas para mim. Próxima ao delta, com uma paisagem que mistura a praia e pedras e muito linda.
  • Ilha das canarias: Uma das referencias que deram para mim para conhecer o delta. O negocio aqui e chegar a “Porto de Tatu”, na Ilha Grande do lado de Parnaíba, e daí você pode contratar os passeios o arrumar o jeito para chegar na ilha. Presenta uma boa diversidade de vida e uma cena bem diferente.
Não são tantas paradas mas e bem interessante visitar algumas de estas praias.

Distintas alturas

Hay un concepto que me gustó mucho la primera vez que leí: la idea de pensar una planificación a diferentes alturas. Me explico mejor, cómo quién va mirando desde um dron que va subiendo, en la medida que la altitud va creciendo los detalles van desdibujándose.

Inicialmente estamos muy cerca de la tierra, somos conscientes de todos los detalles, las tareas y resultados inmediatos. Lo urgente. Sin embargo, en la medida que subimos y cuando llegamos a una cierta altura, los detalles no están más, vemos las formas generales, los sentidos más trascendentes. Es una búsqueda que todos encaran o piensan, a veces no tenemos herramientas para ello, otras lo urgente no deja espacio para lo importante.

Las alturas:

  • Nivel del mar (Muy bajo): Son las tareas más inmediatas, lo urgente. Es lo que va constituyendo nuestra rutina. Es lo que pensamos que tenemos que hacer al día siguiente o en la mañana cuando todo comienza.
  • 4000msnm (Bajo): Es la altura en la que vuela un globo aerostático, la altura para un persona sin tubo de oxigeno o traje. Aquí ya hay un poco más de perspectiva, algún detalle relevante, algo que cumplir en la semana, en un período de quince días. Son las cosas a pensar en la agonía del domingo.
  • 10000msnm (Medio): Nivel sobre el que sobrevuelan los aviones. Pensar en meses o trimestres. Ya es un ejercicio de pensar un período de tiempo mayor, salir un poco de los apuros y pensar en un cierto rumbo, en las metas que exigen un poco más de abstracción. Son pautas que no se van meditando en un día específico y que se van modelando más bien en etapas e iteraciones. Tal vez cada domingo mismo, cada quince días pueden ser revisadas.
  • 80000msnm (Media alta): Espacio donde circulan los satélites más bajos. Cuando logramos desapegarnos del día a día, pensamos en semestres, el año. Los clásicos objetivos del año, en que proyecto o aspecto de nuestra vida queremos avanzar. Es algo revisable mensualmente, como una media para poder hacer correcciones en nuestros pasos o bien en nuestas metas.
  • 150000msnm (Alta): Menor altitud a la cuál un objeto puede completar al menos una órbita circular completa sin propulsión (Referencia aquí). Aquí es pensar ya desde un punto de vista trascendental, poder pensar a 5/10 años. Aparecen en está visión metas abstractas y que precisan de tiempo y continuidad por su complejidad. Pensar en este nivel implica un trabajo de introspección alto, se alinean con la búsqueda de nuestro propósito en la vida y las necesidades de realización y trascendencia. Siguiendo distintas teorías de la motivación también es necesario tener necesidades más básicas resueltas (Por ejemplo en Maslow, referencia general, para acceder a las necesidades superiores es necesario resolver primero las anteriores).
  • 500000msnm (Muy alta): Comienzo exósfera, la última capa atmosférica de la tierra. Está es la más filosófica de las visiones, creo que se relaciona con descifrar aquellas cuestiones que representan la felicidad para nosotros. Acaba siendo la capa más abstracta y la que mayor energía nos demanda en la búsqueda. Proyectar en este nivel implica navegar en el entendimiento de nosotros mismos y nuestras necesidades más básica. Las respuestas aquí son cuestiones simples, básicamente porque son tan generales a nuestra vida que deben estar presentes en cada momento y en cada decisión importante. Particularmente las uso para medir mis decisiones ¿Esto que hago está acorde a esto que guía mi vida? ¿Me ayuda a dar un paso en pos de estas metas?

No todos los días estamos atentos de cada nivel pero si es positivo tener en mente y repasar eventualmente cada uno de ellos.

Un año de viaje

En estos días casi sin darme cuenta pasé un año en el camino. Salí sin expectativas, sin prisa. Estaba en Buenos Aires subiéndome por primera vez a un avión, con mil sensaciones en la cabeza. Cosa que me pasa igualmente cada vez que me voy de un lugarcito, (Como ahora que voy a despedirme de Jeri), pienso en lo incierto del camino. Un caos pero lindo. Salir distraído de lo que fue y lo que será. Abrirme a lo inesperado que puede traerme.

Se pasaron 365 días. En el camino todo pasa diferente. Son distintas las palabras que uno usa, las situaciones a las que uno se expone. La vida pasa por detalles, y de pronto en el camino todos los pequeños momentos cambian, las comidas, los horarios. Puede ser tan sutil pero al final toda esa suma de cositas muda todo, nos muda todo. Me encontré con muchas historias, aunque no ando diciendo mucho y soy muy distraído, ya estoy terminando de llenar el cuarto cuaderno del viaje.

Nunca sé si las palabras ayudan mucho, pero quería soltar algunas. Cada momento es especial, no es que mude algo está fecha, nada pasa de un día para el otro. Pero si hay momentos que tienen ciertos simbolismos, que son lindas excusas para reflexionar, para decir. Tengo mucho para agradecer. Muchas personas me acompañan, y fueron parte de este camino. Muchos recuerdos y aprendizajes. Muita gratidão.

La imagen puede contener: océano, cielo, exterior y naturaleza