Las respuestas no existen

Las respuestas no existen. Bah, no quiero ser tan drástico, eso no aplica a todas. No existen aquellas que se proclaman verdaderas, que traen soluciones a los problemas del mundo. Esas solo tienen existencia como una trivialidad. Cómo algo que tiene validez para un mundo, para aquel que la enuncia. Porque apenas se cruzan un otro o con los hechos, quedan patas para arriba. Destrozadas. Esas cuestiones solo viven en la liviandad de una charla de café, en la efervescencia que ignora lo que está más allá del ombligo.

El problema, sin embargo, es mayor para los que sembramos de dudas el mundo ¿Cómo construir sobre lo etéreo? ¿Dónde se afirman nuestros postulados para levantar las paredes que proponen? Tal vez sea acostumbrarse a estar empezando a construir las pared de nuevo siempre.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s