Pausa

Hace dos meses, más o menos, que mis pensamientos solo quedan en cuadernos o conversaciones que se lleva el viento. Creo que ahora voy a volver al blog un poco, es una sana costumbre esa de soltar cosas al público.

Jericoacoara me trae distraído. Este tiempo se pasó por aquí conectándome con cosas simples. Mi preocupación está en ver el atardecer principalmente, algún amanecer, una comida compartida. Anduve repensando distintas situaciones (Siempre viene bien). Recibí varias visitas, de esas que llenan, por lo que mis energías andaban apuntando a otro lado.

Se pasó mi cumpleaños, la primera vez lejos de lo de siempre. Es lindo poder recontextualizar las situaciones que son tan cotidianas. Por ejemplo esta vez tuve muchos detalles diferentes, para comenzar calor (y no frío), lo que muda lo que como, como estou vestido, mi ligsción con lo físico. También lejos de familia y amigos, de la piba que va a acompañarme, pero se pasó en un lugar que me ofreció una familia nueva. Otra vez encontrándome cuando lo distinto en la forma de relacionarse en el viaje. De pronto una fecha importante, mi natalicio, estoy rodeado de gente que hace muy poco que conozco (Y que en breve cada uno continuará su camino) pero que me brindaron mucho cariño y se hicieron presentes acompañandome. Recibí muchas muestras de afecto de todos mis amigos, me llena eso, mucha gente presente a la distancia también.
Volviendo. Es lindo poder hacerse pausas. Los días traen ‘automatismos’, nos acostumbramos a cosas que deben ser, cuando siempre todo puede ser diferente; olvidamos los detalles que son importantes para nosotros, lo que nos mueve y nos trae a donde estamos. Todos deberíamos poder hacer algunas pausas, tener tiempo para nosotros y nuestras cosas importantes.

Anuncios