Jeri

Una ciudad protegida por las dunas. Un lugar que es muy particular, un vilarejo que se dedicaba a la pesca y que por tener las condiciones para windsurf se hace famoso. Una tierra con mucho viento, empezando la temporada fuerte julio hasta enero aproximadamente. Hoy se hace mucho kitesurf y la actividad principal es el turismo.

Pienso mucho cuando llegó a estos lugares, como también lo es pipa, lo que debe ser tener el privilegio de ver cómo en una década cambia tanto un lugar. Aquí por suerte aún conserva mucho de naturaleza, la colonización turística no es tan profunda. Las calles son de arena y no hay alumbrado público. Creo que es uno de los atractivos particularmente, porque deja que el sitio conserve su paz. Además, postal linda, se pueden ver animales de tipo granja por las calles o atacando la basura (Vacas, caballos, burros).

Hay varios atractivos en la ciudad:

  • El atardecer: lo más fuerte. Mi día tiene una preocupación principal que es donde voy a ver el atardecer. Es tan fuerte, obnubilante ese momento, algo para no perder. No sé si es que estamos tan cerca del Ecuador, o que detalle geográfico hace a la cuestión, pero es muy fuerte ver caer esa bola de fuego de lleno en el mar y además toda la hora posterior el show de luces que tiene el cielo, los tonos y contrastes.
  • La piedra furada: A priori es una formación rocosa, una piedra que por la erosión acabo ahuecada. Es linda, pero no pareciera algo tan loco. Un detalle que magnífica un poco la cuestión, es que por estos días la puesta de sol se da en el hueco de la piedra. Detalle tan simple, y que muchas miradas se saltarian, pero que es muy lindo, una de esas coincidencias que tienen un poquito de magia.

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie, cielo, nube, océano, crepúsculo, playa, exterior, naturaleza y agua

  • La duna do por do sol: Un clásico en la visita a Jeri, para mi no están atractivos, acaba muy saturado y todo el mundo va en el plan ver el atardecer y huir, perdiéndose mucha de la belleza posterior. Creo que se puede ir a otras dunas y que acaba valiendo más la peña.
  • Laguna paraíso y azul: Formadas y mantenidas por el periodo de lluvia. Cuerpos de agua dulce, transparente y calentita. Muy lindo para ir a pasar los días. Muchos paradores, hamacas en el agua.
La imagen puede contener: personas sentadas, océano, cielo, exterior y naturaleza
Parador Alquimia – Laguna Paraíso
  • Árbol da preguiça: Este si me parece medio una estafa, más porque son muchos los árboles de ese tipo. No es algo tan loco, crece acostado por los fuertes vientos, pero no acaba siendo algo como para justificar el paseo (XD)

La imagen puede contener: una o varias personas, personas de pie, cielo, exterior y naturaleza

  • Mangue seco: Um manguezal, una boca del mar que entra, algunos paradores, mucha vida. Es otro de los paisajes diferentes, otra vegetación (Mucha vegetación en verdad a diferencia de otros lugares del parque). Hay opción de ver caballos marinos, no sé si muy recomendable, siempre que hay paseos de caballo marino tienen una forma que no encuentro muy amigable para el ambiente.
  • Tatajuba: Poblado en el camino a la salida de Jeri por el lado oeste. Pertenece ya a Camocim. Lleno de dunas y lagunas también, lindo para dar una vueltita.
  • El sitio: Una propiedad en las afueras de Jeri, detrás de la cuna de la puesta de sol. Un lugar sin luz eléctrica y dónde viven varios de los artesanos que uno se encuentra en la calle principal. Es una especie de oasis, un escena distinta, muchos coqueiros, dunas y lagunas (No tan gratas para meterse pero si muy lindas visualmente). Hay una duna que forma un paredón muy lindo, además de estar avanzando sobre vegetación (Algo muy lindo y que voy a escribir más adelante).

La imagen puede contener: cielo, océano, exterior, naturaleza y agua

Jeri es un lugar muy repetido por viajeros, de distintas ideas y formas de viaje. A veces uno lo ve trillado, pero tiene su magia, acaba siendo super aconcejable. Tanto por la belleza, las posibilidades de hacer algún dinero, por ver algo diferente, por estar lleno de historias. Es un lugar que me atrapó bastante.