Libros viajeros: Siddhartha

El último libro que leí el año pasado. Siddhartha de Herman Hesse, el mismo autor de “El lobo estepario” (Uno de mis pendientes). Lo había escuchado nombrar y recomendar, buscando distraerme de la lectura de Foucault (Que es increíblemente buena, pero necesitaba una pausa). Lo encontré curioseando la biblioteca del hostel donde estaba.

Es un libro corto, para quien tiene el hábito da para leerlo en algunos días, una semana. Es una historia que ocurre en el lado oriental del mundo. Cuenta sobre las diferentes facetas de la búsqueda de un joven. Hijo de un Brahman (Significado ), que ante la falta de respuestas satisfactorias emprende su propio camino. Pasa por la vida de los Samanes (Personas que buscan la iluminación a través del ascetismo). Luego sale al encuentro de Gautama, buda, el iluminado. Allí nace en él la certeza de que ninguna doctrina iba a ayudarlo.

En su camino aparece el amor, pero para llegar a él se acerca al mundo material y llega hasta lo peor de Él. Huyendo de allí, respondiendo a la sed que se apoderaba de él, acaba en el Río aprendiendo y viviendo con un señor que dedicaba sus días a cruzar gente de una orilla a la otra en su barcaza.

Esa es la linealidad de la historia, los núcleos que la componen. Para algunos es el resumen del libro, hace tiempo escapé de esa idea. Cualquier resumen nunca se aproxima al libro, nunca dice realmente nada. La historia está llena de detalles,  de los que cada uno de apropiará para hacer su resumen y su idea de libro. Las frases y los aprendizajes que va reconociendo Siddhartha son muy interesantes. Así como también como se sostiene que la búsqueda es algo personal y que ninguna doctrina nos acercará a ella. Lo otro que va surgiendo es como nunca se es algo acabado, sino que constantemente se está siendo y que la búsqueda es por si misma, nunca un resultado acabado.

Anuncios