Bonito

Faz um mês teve a oportunidade de passar por Bonito, uma cidade no interior de Pernambuco. E uma cidade relativamente pequena, perto de Caruaru, a capital do forró. Todo foi por couchsurfing, eu coloquei que ia ficar por Olinda o mês de fevereiro tudo, e ai foi quando um cara me convidou pra ir aí.

Eu nem tinha em mente passar por aí. Mas é parte dá beleza da viagem, nunca se tem muita certeza de que vai acontecer. Agora mesmo aconteceu que fui convidado pra passar em Verzea Alegre, uma cidade pertinho a Juazeiro do norte. Eu não tinha em mente isso tampoco.

La imagen puede contener: planta, árbol, exterior, naturaleza y agua

A coisa interessante dá cidade e o circuito de cachoeiras. Não é como uma chapada que tem centenas delas, mas tem umas dez. O clima e agreste, ainda não é sertão e fica depois do litoral e as praias. Tem uma boa vegetação. Incluso eu fiquei sorprendido da cantidades de cultivos que tem. Principalmente se vê banana e inhame, mas no caminho eu pude pegar tudo tipo de frutas: acerola, siriguela, jaca, lima, laranja, mamão, mangá, pitomba.

Se mistura ali a natureza e a tranquilidade, com uma cidade que tem certo progresso. É um turismo novo, não tem tanta exploração nem invasão. Vale a pena passar aí e aproveitar esses paisagens, descobrir novas trilhas.

La imagen puede contener: planta, árbol, exterior y naturaleza

¿Que espero?

Estoy sentado en la calle, vagabundeando por pipa. Se termina mi mes acá y, como casi todo día, muchas cosas giran por mi cabeza. Anduve distraído de las palabras, por lo menos públicas. Este rincón del mundo está bueno para socializar, para encontrar personajes, y en eso anduve. Por la calle y por mis pensamientos. 

Anduve masticando otra de las transiciones. El viaje tuvo muchos clicks, ahora estoy en camino a volverme financieramente más equilibrado. Pensando y avanzando en la transición al mundo freelance. Nada tan fácil, pero creo que es el camino. Vale la pena ese esfuerzo. 

Repensandome. Todos los días van preguntándome un poco. Siempre dando un pasito en mis planes, con lindas sorpresas. Siempre esa gran cuota de suerte, se sorpresa, de inconsciente. Terminando vigilar y castigar de Foucault, libros que te cambian la forma de entender el mundo. Suena demasiado drástico jaja pero trastoca la forma de ver algunas cosas, por ejemplo ando pensando mucho en las sujeciones que se van trazando alrededor nuestro. Ando preguntándome por las palabras también, viéndome un poco entre relativismos. No encuentro las definiciones, las cosas cerradas, los ladrillitos para construir. Mis pensamientos andan abiertos, generales, abstractos. 

El camino irá apareciendo. 

Desayuno

No tenia la costumbre de desayunar. La fiaca y el beneficio de una ciudad chica. Me levantaba 10 minutos antes de lo que tuviera que hacer (Lease trabajo, escuela, algún mandado). Aún así, hacía tiempo que venía leyendo sobre la importancia (En el último tiempo venía ya cuestionándome varias cosas, sobre todo muchas que vienen de la herencia, esos ritos culturales o eso que es siempre tan típico). Hubo un post que gusté particularmente, una nutricionista hablando de una forma muy didáctica del tema ( http://www.creadess.org/index.php/informate/sostenibilidad-socio-ambiental/consumo-responsable/20151-desayuno-explicado-de-manera-fantastica-por-una-endocrinologa ).

El viaje me llevó a incorporarlo, los lugares donde pase hubo siempre desayunos potentes. En algún hostel me tocó incluso me tocó encargarme de eso. El brasileño le da mucha importancia a esa comida. Además por estos lados es bien variado lo que hay en la mesa. Relativamente básico jamón y queso, cuscús, tapioca, huevos revueltos. Pero no es extraño tener distintos panes, tortas, tartas, batata, mandioca. Además del café y el te, lo normal en todos lados, hay jugos naturales. La variedad de frutas es grande, además de ser baratas y muy ricas.

eyeem-95345574.jpg
Los desayunos por Chapada Diamantina. Como extraño eso jaja

Creo que el principal beneficio consiste en satisfacer la necesidades de nutrientes que tiene el cuerpo. Después de muchas horas durmiendo, de que haber estabilizado los procesos naturales, comenzamos un nuevo día, muchas cosas por hacer, horas bien productivas, con mucha atención en lo que nos rodea. Si no los ingerimos el cuerpo comienza a excavar entre las reservas.

Creo que esto es algo que voy a incorporar en mi rutina, ande por donde ande. Lo mismo que los juguitos naturales, tan sanos y tan ricos; las frutas y verduras de estación. Estoy en un proceso de incorporar hábitos más saludable para mí y para el planeta. Si bien siempre estuvieron latentes y estuve interesante, creo que hoy estoy dando los pasos reales en la concreción y en la creación de un estilo de vida más sustentable y representativo para mí.

Pipa

Está playa que pertenece a Tibau do sul se figura como una burbuja dentro de Brasil. Es un territorio que explotó con el turismo pero con un camino que se aleja de todo su entorno. No parece una ciudad de Brasil casi, inicialmente porque se habla mucho español. Está lleno de latinoamericanos, principalmente argentinos. Muchos viajeros que andan de paso, algunos van a hacer temporada, otros que quedaron ahí y no volvieron a salirse.

Lo que más me llamó la atención fue la geografía de sus playas. Playa que se aparece luego de acantilados que le dan un tono muy pintoresco. Desde la playa se ven muchas terrazas, hoteles, bares, hostels y campings tienen ubicaciones que dan al mar.

DSC_4515.JPG

Es una pueblo chico. Por lo menos en lo que se viera a primera vista. Obviamente se van trazando caminos y callejuelas que extienden esa mirada básica. Pero para quien está por alli, se aprecia un centro relativamente pequeño y lleno de barcitos, y las bajadas para las playas.

Las dos playas principales son:

  • Golfinhos. Como dice su nombre es el lugar para ver delfines. Uno de las situaciones más pintorescas. Estar allí nadando en el mar y ver de pronto delfines saltar y perseguir pececitos.
  • Amor. Una playa bien típica, llena de surfistas, con varias barcitos.
DSC_4621.JPG
Playa del amor vista desde el chapadón

A esto se puede sumar:

  • La cruz, el lugar para ir a ver el atardecer

DSC_4806.JPG

  • El chapadon, un lugar muy imponente para ver desde arriba las playas

DSC_4620

  • Madeiros, una playa más alejada y un poco más ‘vip’.

Es un lugar hermoso para pasar, está lleno de viajeros, de personajes con las historias más delirantes y una geografía hermosa. Tal vez lo que me disgusto un poco es tanto ruido visual, mucho cartel, local, bar y que se escapa un poco de la cultura más local. Pero son detalles poco significativos, el lugar está hermoso para pasar y divertirse un rato.

Las ausencias

Viajar tiene muchos aristas, como toda complejidad podemos ir deconstruyendola desde muchas características. Hoy pensaba hablar de las ausencias. Aún con todas las convicciones de viajar y enriqueciendose a cada paso, es inevitable recordar con nostalgia algun que otro detalle de casa. 

Cosas simples. Si vamos desanudando cualquier cosa iremos viendo que por más grande que sea el desierto, al final son un montón de granitos de arena. En general las cosas siempre pueden ir simplicandose, ir viendo los pequeños pasitos que nos llevan de un lugar a otro. Así como, poquito a poquito, el día se va transformando en noche, en nuestra vida también van pasando cosas. Por eso la vida se entiende cuando miramos para atrás y a veces en el hoy las cosas no tienen sentido (Recordándome de uno de los concejos que da Steve Jobs em su discurso a los alumnos de Standford). 

Volviendo. Hoy pienso en esas cosas que quedaron lejos y veo la felicidad que tienen algunos detalles. El ritual del asado, ese que comienza con un mensaje: “Hagamo’ un asado, tomemo’ un fernet” y que pasando por la organización, ir a comprar, abrir la primera cerveza, prender el fuego, hasta que llega al a parte del asado. O bien ir a tomar mates de mi abuela, o esa gelatina que siempre me ofrece y que nunca como. 

Mucho pasa por detalles ‘insignificantes’. Algo de eso siempre me quedo dando vueltas con el tema de las circunstancias. Detalles que son triviales, prescindibles; pero que a la vez son los que dan la historicidad. Las cosas son como son por esos detalles que parecen irrelevantes. 

Carnaval

Eu achei que precisava de um tempinho pra escrever sobre o carnaval. Estou no Bonito, a umas 3 horas em ônibus de Recife, um lugar com muita natureza, mato e cachoeiras, que dá certo conhecer (Fica pertinho de Caruaru, a capital do forró). Já passou a primeira semana depois daquela festa, ainda sento no corpo seu passo. Foram 5 dias só, mas muita intensidade. Tudo mundo fala que o carnaval de Olinda é doidera, e eu não conseguia dar magnitude ao que foi. O bom foi ficar fevereiro tudo, então fui olhando como a energia ia acrescentando, cada domingo era ainda mayor a festa. 

No Brasil tudo o carnaval se vive com muits intensidade, muita alegria, mas no Olinda. Olinda é foda. Muita gente, as ruas saturadas, muita gente vendendo comida e cerveja, tudo o hospedagem lotado, muita muita alegria. Eu acho difícil de colocar no situação a imagem. Não parecerá algo tão estranho, mas estando dentro, a gente toma magnitude do que é. É muito, é muito intenso. Eu passei os dias de carnaval durmendo pouco e mal, comendo também mais ou menos, bebendo muita bebida e pouca água. Fazia tempo que não passava assim. 

Tem festa o tempo tudo, desde bem cedo no Olinda é até bem tarde no Recife. Tem muita coisa, muito artista, muito bloco, muita gente se pegando na rua (Coisa repetida demais: “Chupa língua dela”, que da também pra deconstrução mas não é o momento). Não dá pra entender tudo o que está acontecendo ao rededor. Não dá pra saber que elegir. As duas aperturas deram certas. Eu só passei na apertura de Olinda, mas com isso já alcançou. Ali teve a oportunidade de assistir a Alceu Valença, o homem do carnaval. 

Dois eventos característicos são: O galo da madrugada e o Homem dá meia noite. O primeiro acontece sempre no primeiro sábado do carnaval, e desde bem cedo, no Recife antigo. É tão característico que tem o ponte do galo. O outro é o sábado na noite. E um personagem da ‘mitología’ Olindense. Teve a sorte de assitir ao aniversário dele, foi uma festa muito doida e bonita nums quinta. 
Como muitas outras experiências que teve no viagem, acho que e algo que tudo mundo deveria viver alguma vez. Deixo duas dicas assim como recebe no caminho:

  1. Compra uma caixa de camisinhas
  2. Experimenta a axé. Tem cuidado com a segunda garrafa

Bahia

Llegué a Brasil sin tener noción de ese estado. Todo el mundo escucha por alguna cosa hablar de Salvador de bahía, pero sinceramente poco y nada sabía de esa tierra. Hoy más de tres meses después de haber salido de esa tierra, mirando el horizonte desde Pernambuco, me sigue dando vueltas en la cabeza.

bahia.PNG

En el comienzo del viaje ya me habían advertido: “No podes no pasar por Bahía”, “No podes decir que conoces Brasil sin haber ido a Bahía”; que en principio me parecía tan exagerado y que hoy siento que es una gran forma de describirlo. Es el lugar a donde los Portugueses llegaron inicialmente, la primer capital de Brasil fue Salvador, la mayor cantidad de esclavos llegaron allí. Aún habiendo pasado ya varios años, se sigue sintiendo todo eso en las calles (Aunque Brasil sea el último país en abolir la esclavitud).

Porto seguro y el lugar de la llegada. Salvador en toda su inmensidad, el Pelourinho que te lleva atrás en la tiempo. Chapada Diamantina, que Aunque es una de varias chapadas, creo que tiene algo especial por ser parte de Bahía. Hay muchos otros lugares, más costeros, más caravaneros, más tranquilos. Pero esos tres son bastantes básicos, esenciales.

La gente es hermosa por aquellos lados, en Salvador, es como si todo el mundo le abrazara, receptivos a más no poder. Las comidas también muy ricas, con mucha historia. Otro lugar donde di mil vueltas a esa relación entre historia y comida. Cuando uno comer un acarajé (o alguna de esas misturas que hay por ahí) se vive toda esa historia de dolor y de amor. También algo habrá que es la sede de uno de los carnavales más intensos. Esa mistura de simbolismos que respiran las calles de Bahía.

Ahí está el corazón de Brasil. Así me lo describió otro amigo, tal vez esta sea la mejor manera de verlo. Es una visita que habría que hacer, hay una aire especial, no diría que es mágico, o que es alegre. No es plenamente positivo lo que se persigue, pero hay una mistura que por un lado te abraza y por otro te eriza la piel.